BODH GAYA - AKSHY

La cuarta historia del documental tocaba grabarla en Amwan, entre Bodh Gaya y Gaya, en el estado de Bihar al noreste de India. Bihar es el estado más pobre de India ya que posee muy pocas industrias y el estilo de vida sigue siendo principalmente rural. La Ong Akshy trabaja en tres aldeas con comunidades "Dalits" o "Intocables". El indice de analfabetismo de estas aldeas es casi total y gracias a la labor en educación y empoderamiento de la mujer que realiza Akshy, ya hay una primera generación en las familias de estas aldeas que han podido ir a una escuela. Su objetivo es promover el desarrollo de las comunidades rurales más desfavorecidas de India, especialmente de los “intocables”, por ello trabajan en la erradicación de la pobreza extrema y la creación de una sociedad más equitativa.

El primer encuentro fue con Raquel Mason, la fundadora de la Ong, para marcar las directrices de la grabación y conocer sus proyectos. Lo primero que pude conocer es el trabajo que hace la Ong en educación con los niños de las aldeas. No sólo forman a los niños para que en un futuro puedan desarrollar un trabajo digno en la sociedad, también enseñan valores humanos muy necesarios para crear un mundo mejor. En esos días que estuve con los niños lo pude comprobar y te das cuenta que no solo es importante formar buenos estudiantes, sino también buenas personas.

Aparte del trabajo que hacen con los niños y el cuidado de las personas ancianas de las aldeas, he conocido sus proyectos de empoderamiento que realizan con las mujeres de estas comunidades. A través de los "self-help groups" y reuniones periódicas, las mujeres se organizan y se ayudan entre ellas donde aprenden que es el ahorro, el micro-crédito, participan en talleres de igualdad de género y conocen sus derechos como mujeres y ciudadanas. Satia es una de estas mujeres y es la protagonista de una de las historias del documental. Han sido varios días de grabación con ella donde uno vuelve a ser consciente de una manera muy directa que todos tenemos que poner nuestro granito de arena para hacer un mundo mejor. Estos días con ella he descubierto a una mujer luchadora, emprendedora, que no lo ha tenido nada fácil por ser una dalit y que es muy consciente que la educación es lo más importante para el futuro sus hijos. 

Hay historias que no salen en los periódicos ni en los telediarios, pero que merecen que ser conocidas. Con muchísimas ganas de contaros la historia de Satia en el documental. 

SUSCRÍBETE AL PROYECTO

Si quieres, puedes suscribirte para estar informado de todas las noticias relacionadas con el proyecto.

  • Instagram
  • Facebook